Sub 20 Club El Nacional - 1972

Juveniles de antaño Club El Nacional

Causa nostalgia recordar los años pasados, recordar cuando fuimos jóvenes, recordar que teníamos energía y deseos de triunfar en la vida, recordar esas ansias de gloria que solo la juventud o nuevas generaciones poseían siendo jugadores amateur, recordar cuando era un orgullo vestir la camiseta del equipo de fútbol del barrio, y más aún ponerse la camiseta de un club glorioso como El Nacional.

Esta es la historia de Vicente García Chumania un joven que siendo hincha de El Nacional se arriesgó y visitó el Cuartel Eplicachima, por suerte de la vida lo dejaron ingresar y acercó al entrenador Roberto Resquin (Encargado de la Selección del Ecuador Absoluta).

Diálogo:

Vicente García:  Saludó y se presentó y le dijo profesor quiero jugar en El Nacional.
Roberto Resquín: Respondió, De que juegas? Pateas con las 2 piernas?
Vicente García: Juego de interior izquierdo y si pateo con las dos piernas.
Roberto Resquín: El lanzó un balón.
Vicente García: Paró el balón con el pecho, lo bajo y dominó con su pierna izquierda.
Roberto Resquín: Con un mensaje final le dijo preséntate el lunes con el Profesor Jorge Peludo Alcázar para que entrenes con la juvenil del club.

En la vida el ser humano para triunfar necesita ser arriesgado, luchador, disciplinado y perseverante, además de que siempre precisará de una oportunidad para demostrar su capacidad en todo ámbito de vida. Cuando corría el año 1973, Vicente García Chumania consiguió cumplir sus sueños y llegar a jugar en uno de los clubes más grandes del Ecuador, El Nacional “Orgullosamente ecuatorianos”.

En su debut la juvenil (Sub20) de El Nacional enfrentó a LDU-Q en el estadio del antiguo Colegio Americano, el marcador fue de 2-4 a favor del club albo. Vicente García con tan solo 18 años de edad marcó 2 goles para El Nacional.

Años más tarde 1998 para ser exactos Vicente García se convertiría en uno de los pilares fundamentales para la creación de un nuevo proyecto, el nacimiento del Club Fénix César García.



Comments are Closed